Qué hacer antes de una entrevista laboral

Que-hacer-antes-de-una-entrevista-laboralConseguir trabajo puede ser una complicada lucha en algunos casos. Tanto sea en una situación socioeconómica y del ámbito laboral favorable o de crisis, tanto si uno acaba de egresar de la universidad o si es un experto en lo suyo, la búsqueda de empleo puede convertirse en un proceso largo y engorroso.

El primer paso al momento de buscar trabajo es el envío de curriculum, es decir, un documento en donde se explica, de forma acotada, la carrera educativa y laboral y los mayores logros. Tras el entrego del CV, no queda más que esperar hasta recibir algún tipo de comunicación por parte del empleador.

Es en el momento en que se concede una entrevista donde pueden aparecer los primeros nervios y ansiedad. La reunión implica el encuentro cara a cara con la persona que va a decidir si ingresamos a la organización y obtenemos el puesto, o no. Generalmente, la primera entrevista es sólo un pequeño paso en pos de conseguir el trabajo, sin embargo, a través de la misma se debe dar una buena impresión, sino, la segunda no existirá.

Aunque cada entrevistador tenga una forma particular de interrogar a los posibles nuevos empleados, existe una gran cantidad de pautas que se debe tener en cuenta antes de ir a la reunión y durante la misma.

La preparación previa a la entrevista es clave para llegar a la misma preparado y obtener un mejor resultado una vez que se produzca el contacto. Es por esto que, una vez que se haya acordado lugar y fecha del encuentro deben realizarse un conjunto de actividades.

En primer lugar, deberá investigar a la empresa u organización. Entre los datos que se tendrán que recabar, no debe dejarse de lado, la historia, a que se dedica, quienes son las personas con los cargos jerárquicos, y la cultura organizacional. Esto puede realizarse a través de Internet, pero si conoce a alguien que trabaje o lo haya hecho en el lugar, podrá consultarle y obtener una visión verídica sobre la misma.

El segundo paso que se deberá tener en cuenta es estar preparado a nivel personal, para poder venderse correctamente para obtener una segunda entrevista. Es decir, se debe practicar la explicación de los puntos altos y bajos del curriculum, sobre las debilidades y fortalezas de la propia personalidad.

También deberá encontrar respuestas a las posibles preguntas que se podrán recibir durante la reunión. Aunque no existen interrogantes universales, siempre se recibirá alguna de la personalidad, la formación educativa, los anteriores empleos y las características laborales que se poseen. Si bien uno conoce la respuesta a la pregunta ¿A que universidad asistió?, quizás resulte complicado encontrar algo concreto para decir ante ¿Porqué estudio tal cosa? O ¿Dónde se imagina de acá a diez años?

Además, existen detalles que se podrán manejar antes de concurrir a la entrevista. Una de las cuestiones fundamentales es la apariencia. Aunque pueda sonar superficial, es muy probable que el entrevistador observe el aspecto físico como un detalle que puede sumar o restar. Es por esto que se aconseja presentarse a la reunión limpio, arreglado y con una vestimenta adecuada.

En relación a la correcta forma de vestir, expertos en marketing personal han desarrollado un número de consejos que resultarán utilices para tener en cuenta a la hora de decidir qué ponerse. Entre ellas se establece usar colores conservadores combinados con alguno fresco para dar una imagen más cálida.

En el caso de los hombres, se prefiere la utilización de trajes. Estos deben sentarle bien y, si es posible, seguir las tendencias de los últimos años. Para las mujeres se aconseja, en el caso de utilizar falda, ponerse medias transparentes o que combinen con el resto de la vestimenta. Además, ellas no deben utilizar maquillaje ni pintura de uñas de colores llamativos ni muchas alhajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *